Bragado, Argentina - Dom. 22.Abril.18 | 19:16
Radio Vivo    • Quienes somos    • Contacto   • Publicite aquí    • Archivo
☰ Menu
 04-04-2018 | 10:29 hs.        4409
Malditos sean...
Por Marcelo Elías | Maldito sea Mauricio, que es Macri, niño caprichoso y ricachón empeñado en combatir la pobreza en todo el territorio de nuestra vasta Nación.
Malditos sean...

Por Marcelo Elías

Maldito sean los CEOs... Estos tipos que afectan a los pobres laboratorios para favorecer el interés público y beneficiar a los pudientes jubilados.

Maldito sean los CEOs, que en un año ahorran $70 mil millones en Vialidad Nacional para incomodarnos con frentes de obras por todos lados, empezando y terminando miles de kilómetros de rutas y autovías.

Maldito sean los CEOs... Que se dedican a realizar obras hidráulicas, recuperando millones de tierras productivas y defendiendo ciudades y poblaciones afectadas durante años por fenómenos climáticos y la desidia gubernamental.

Maldito sean los CEOs, que se empeñan a “invadir” el territorio nacional de energías limpias y renovables que para colmo de males atraen inversiones varias veces millonarias, más de U$S10.000 millones en 2 años.

Maldito sean los CEOs, que reducen el déficit de Aerolíneas Argentinas, de $900 millones en el 2010 a recibir sólo $80 millones de subsidios en el 2018 y a cero pautado para 2019, aumentando su productividad, mejorando sus servicios y “atormentándonos” con vuelos baratos.

Maldito sean los CEOs, que “dilapidan” recursos haciendo cloacas, agua potable, asfalto para mejorar la vida de millones de compatriotas.

Maldito sean los CEOs, que invierten cientos de millones de dólares para urbanizar villas y elevar la calidad de vida de miles de argentinos, como en la Villa 31, donde ya se construyeron 400 metros lineales de infraestructura, donde se incluyeron cloacas, luz, agua, pavimentación, luminaria pública y hasta la instalación de una sede del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Maldito sean los CEOs, que llevan el Estado a todos lados y lanzan un programa de documentación priorizando incluir a miles de niños que de esa manera pueden acceder a servicios básicos, como salud y educación, además de ser sujetos de programas sociales.

Maldito sean los CEOs, que sostienen el presupuesto social más importante de la historia, que se lleva el 68,3% del presupuesto nacional.

Maldito sean los CEOs, que han inundado la plaza de créditos hipotecarios: $87.000 millones durante el 2017, para que las “enriquecidas” clases medias logren acceder a su vivienda con el costo de un alquiler.

Maldito sean los CEOs, que han hecho crecer el transporte público para beneficio de trabajadores “oligarcas” que todos los días se levantan a “disfrutar” de sus riquezas.

Maldito sean los CEOs, que ponen los medios públicos al servicio de todas las expresiones artísticas, sociales, culturales y políticas.

Maldito sean los CEOs, que se dedican a perseguir grandes evasores en vez de perseguir a los pequeños comercios y contribuyentes.

Maldito sea Mauricio, que es Macri, niño caprichoso y ricachón empeñado en combatir la pobreza en todo el territorio de nuestra vasta Nación.



COMENTA LA NOTA

 

‹‹ volver atrás