Bragado, Argentina - Sab. 21.Oct.17 | 22:04
Radio Vivo    • Quienes somos    • Contacto   • Publicite aquí    • Archivo
☰ Menu
 04-03-2017 | 16:19 hs.        2249
La Biblia, el Calefón... Y los paros
Está clarísimo, que hay una relación directa entre el partido de gobierno y el nivel y cantidad de las protestas gremiales. Escribe Marcelo Elías
La Biblia, el Calefón... Y los paros

Por Marcelo Elías

La crotoxina se hizo célebre en los años 80 como una especie de "droga" que servía para curar el cáncer. Infinidad de estudios se hicieron para saber si realmente era efectiva para tratar esa patología.

Como era de esperar, terminó siendo un fraude y la mayoría de los que siguieron el tratamiento acabaron falleciendo. Lo más triste es que muchos podrían haber tenido una sobrevida mayor de no haber abandonado sus tratamientos oncológicos convencionales.

Por aquellos años de inicios de la democracia moderna la CGT y el peronismo, realizaron 13 paros contra el gobierno del Dr. Alfonsin, el primero a los 9 meses de iniciado el gobierno, a un promedio de 1 cada 5 meses y…aunque parezca mentira en uno se reivindicaba el uso libre de la crotoxina y se le exigia al estado que garantizara su provisión.

Luego llego el gobierno de Menem y la CGT -el peronismo-, espero 40 meses para realizar la primera protesta general en defensa de los trabajadores.

Nèstor gozó de todo su mandato sin ningún paro general y Cristina gobernó casi 5 años sin conocer la protesta general de “los trabajadores”…luego “soporto” 4 màs, con lo que podemos decir que en los 12 años K hubo un paro cada dos años y pico.

Está clarísimo, que hay una relación directa entre el partido de gobierno y el nivel y cantidad de las protestas gremiales, tan claro como que los dirigentes gremiales en su gran mayoría juegan sus fichas a la suerte electoral y la gobernabilidad del peronismo en cualquiera de sus variantes, esto es al peronismo de Peròn, al de Isabel, al de López Rega, al de Luder, al de Menem, al de los Kirchner…y por los ismos que crearàn en el futuro.

Así las cosas, con un simple vistazo a la coyuntura no es difícil asociar los niveles de movilización y confrontación de las centrales obreras, apoyadas por el PJ orgánico, la Càmpora, Cristina, Massa, los movimientos sociales afines, algunas cámaras empresarias y hasta los Futbolistas Agremiados con la intención de debilitar al gobierno y, de èsta manera, obstaculizar, restringir, debilitar cualquier posibilidad de cambio.

Mención especial para Baradel y sus compañeros de ruta, en un caso sin precedentes, decretaron un paro que no levantan aunque se llegara a un acuerdo salarial con el gobierno de Maria Eugenia Vidal. Clarìsimo, sòlo quieren el paro. Un despropósito, un sin sentido, que emparenta este paro con el de la crotoxina.

Y como la crotoxina no servía para curar ningún tipo de cáncer, está demostrado que ni èste, ni ningún otro de las decenas de paros organizados en las últimas décadas contribuyen a mejorar la salud de nuestra educación.

Parece que los dirigentes, no quieren cambiar el remedio…



COMENTA LA NOTA

 

‹‹ volver atrás