Bragado, Viernes, 19 Abril 2019  |  18:04

Locales

Seguinos
  Locales  Viernes 12 de abril de 2019 - 15:31 hs.                1645
  Locales   12.04.2019 - 15:31   
Los vaivenes del Constantino: de un criadero de cerdos hasta la casi expropiación del gobierno militar
Jose Ossemani relató la relación de su familia y el teatro bragadense durante 50 años. Su abuelo conoció al tenor y pudo adquirir las instalaciones en el año 1930. ENTREVISTA EN RADIO FIESTA

Los vaivenes del Constantino: de un criadero de cerdos hasta la casi expropiación del gobierno militar

El coloso de la calle Belgrano reúne historias de estafas, crisis, derrumbes edilicios y expropiaciones del Estado municipal hasta llegar a la majestuosidad de nuestro presente como uno de los teatros más grandes de la Provincia

Este viernes se inaugura el monumento a Florencio Constantino, una vieja deuda de la comunidad con el tenor que tuvo la grandeza de dejar para la ciudad que amó, un teatro de un nivel que casi no existe en nuestro país. Un hombre que fue estafado por sus socios, que soportó desde la eternidad la caída de parte de su obra

Jose Ossemani forma parte de una familia respetada e involucrada con la inmortalidad del teatro, desde Buenos Aires y en diálogo con RADIO FIESTA 92.5, el licenciado contó que su abuelo conoció personalmente a Constantino “era mozo y le llevaba el café que el tenor pedía antes de cada función y alguna vez le dijo como jugando que el teatro iba a ser de él” 

Entre la debacle económica del tenor Constantino y la adquisición de la familia Ossemani, el predio donde actualmente está el centro cultural había sido utilizado para un criadero de cerdos

El teatro fue adquirido por mi abuelo en 1930 quien lo puso en funcionamiento y lo mantuvo junto con mi padre hasta 1979. Ese fatídico día de enero el frente del edificio sufrió un desmoronamiento de una pared del frente” dijo Jose Ossemani

“Ante este drama surgió una Comisión Pro Restauradora del Teatro Constantino que comenzaron las tratativas con la intendencia para salvar el edificio.Así fue como gracias a la gestión de esa comisión se detuvo la demolición y tres meses después la comuna le propuso a mi familia comprar la propiedad en una suma irrisoria y vergonzosa o el edificio seria expropiado considerándolo de utilidad pública” explicó el porfesional

“Ese teatro siempre debió haber sido de la comuna y celebro que hoy funcione como un gran centro cultural” dijo




COMENTA LA NOTA